Semana del bebé prematuro: los derechos de las familias y la importancia de la donación de leche

Columna publicada en BigBangNews

Mi primer hijo no fue prematuro, pero le pegó en el palo: nació por una cesárea de urgencia en la semana 37 y unos días. Sus primeros compañeros fueron otros bebés de Neo, muchos de ellos prematuros y prematuras. De hecho, él con sus tres kilos era un pequeño gigantito al lado de sus diminutos amigos.

¿Qué es un bebé prematuro?

Es aquel o aquella bebé que nace antes de que se cumpla la semana 37 de gestación. ¿Por qué sucede esto? Por múltiples tazones: malnutrición materna, falta de controles del embarazo, diabetes o hipertensión gestacional, patologías que afectan la placenta y cuestiones que atañan al bebé y a su desarrollo. En ocasiones, el nacimiento se adelanta espontáneamente; otras veces, es una decisión del equipo de salud para preservar la vida y salud de mamá y bebé (o bebés).

No todos los bebés prematuros tienen que pasar por una internación de Neonatología, pero muchos de ellos y ellas sí lo tienen que hacer. Muchos de sus órganos tienen que terminar de madurar y es por ello que requieren asistencia médica. Los pulmones, el intestino, la piel, la visión, los oídos, los riñones y otros sistemas van a necesitar de un seguimiento y una observación constante para asegurarle el mejor desarrollo posible a ese bebé.

Muchas veces, las internaciones de Neonatología son inesperadas. Y, aunque no lo sean, es un momento disruptivo y angustiante para muchas familias. El puerperio de las mamás de Neo no tiene la comodidad de la cama propia, del mate de casa o del baño hogareño. Es un puerperio que inicia al lado de una cunita, siempre con muchas ganas de abrazar a ese bebito o bebita y salir corriendo por la puerta; entendiendo, a la vez, que estas intervenciones que está viviendo son las que pueden salvar su vida.

Los derechos de los recién nacidos prematuros

Las familias no son visitas en la Neo: son la parte más importante del tratamiento. La familia tiene pleno derecho a la información y a la participación en la toma de decisiones sobre la salud de su bebé. Es derecho del bebé tener siempre a su familia presento, es por esto que es imperioso que todas las Unidades de Neonatología sean de «puertas abiertas» a la familia, asegurando el ingreso irrestricto de los mapadres, con todas las normas de bioseguridad necesarias. El bebé necesita escuchar las voces de su familia, el contacto de la mano de su mamá sobre su piecito, el olor de su papá. Todos estos estímulos lo acompañan y le dan herramientas y fuerza para transitar su recuperación y crecimiento.

Existen muchos estudios sobre el neurodesarrollo de los bebés prematuros y cómo se puede acompañarlos y protegerlos. Un capítulo aparte es el personal de enfermería de la Neo, que suele estar altamente calificado, convirtiéndose en una parte fundamental del cuidado de esos bebés. La posición de los bebés, el sonido de la Neo y cómo ejecutar procedimientos para que sean lo menos invasivos y más amables posibles, forman parte de la formación de los profesionales; y esa información también es un derecho de los bebés y de las familias.

Lactancia y Banco de Leche Humana (BLH)

Los bebés nacidos de parto prematuro tienen derecho a ser alimentados con leche materna. Para esto, debe haber contención y apoyo a las mamás; y tiene que ser contemplado su deseo (o no) de amamantar. La presencia de lactarios, puericultoras y leche humana es fundamental en el desarrollo de los bebés prematuros. Según detallan desde el BLH de la provincia de Neuquén, «un banco de leche humana es un centro especializado, receptor de leche humana de madres donantes. Es responsable de la promoción, la protección y el apoyo de la lactancia materna y promueve la donación de leche humana para ser entregada a lactantes hospitalizados de alto riesgo, para lo cual el BLH analiza, clasifica, pasteuriza y distribuye la leche».

Cabe mencionar que los bancos de leche subsisten gracias a la donación altruista de mamás lactantes, quienes comparten la leche de sus bebés y, de esta manera, salvan vidas y previenen enfermedades de bebés prematuros.

Donación de leche

Si quiero donar leche, ¿tengo que donar mucho? ¡No! Incluso se puede donar 10, 20 ó 30 ml y eso puede ayudar a un montón de bebés. Un bebé que nació con 500 gramos a veces no recibe más de un ml de leche por toma. Regalándole un poquito de leche humana puede crecer más sano y fuerte para ir pronto a los brazos de su mamá.

¿Dónde se puede donar leche humana? Hay bancos en La Plata, Ciudad de Buenos Aires, Chaco, Corrientes, Neuquén, Mendoza, Río Negro y Córdoba. En el siguiente enlace pueden encontrar los contactos para consultar requisitos y procedimientos.

La crianza es un hecho social y el cuidado de los bebés está dentro de esa responsabilidad de todos. Cuidar a las personas gestantes y asegurar su acompañamiento, nutrición y derechos es parte de ese camino. Que los bebés prematuros reciban atención adecuada y estén junto a sus familias, también. La semana del bebé prematuro visibiliza estas cuestiones, que se encuentran hace años en la agenda pública. Y seguiremos trabajando en ellas, con fuerza y pasión a fin de lograr infancias más sanas y justas.

Si te interesa leer más sobre Lactancia hacé click ACÁ

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp