Prebióticos en pediatría

microbiota

¿Qué son los prebióticos?

Los microorganismos del intestino también «comen». Y el alimento de esos microorganismos se denomina «prebiótico». De acuerdo a lo que le demos de comer a esas bacterias, habrá predominio de algunas sobre otras, que serán mejores o peores para nuestra salud. Sabemos que si consumimos ultraprocesados van a ocurrir consecuencias negativas a nivel metabólico, y también a nivel de la microbiota.

¿Entonces? Consumir prebióticos es una gran estrategia.

¿Dónde se consiguen? ¿hay que ir a comprarlos a la farmacia? ¡No! Los prebióticos están en los alimentos simples: cebolla; ajo; tomate; puerro; remolacha; espárragos; trigo; cebada; centeno; lentejas; porotos; plátanos; y muchos más. Sí, la mayor parte de los prebióticos se encuentran en la verdulería.

¿Saben cuál es la mejor fuente de prebióticos? ¡La leche materna!, a cualquier edad: ya sea el primer día de vida o a los 4 años, la leche materna contiene cientos de diferentes prebióticos, además de probióticos, factores de crecimiento y otros componentes de los que hablaremos pronto.

Alimentándonos sano también alimentamos a las bacterias «buenas» (no me gusta hacer juicio de valor sobre las bacterias, pero bueno) y así disminuimos riesgos sobre nuestra salud, a corto y a largo plazo.

Fuente:

Castañeda Guillot, C. (2018). Actualización en prebióticos. Revista Cubana de Pediatría, 90(4). Recuperado de www.revpediatria.sld.cu/index.php/ped/article/view/648/235

Si querés tener más información acerca de probióticos en pediatría hacé click ACÁ

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp