¿Por qué la gelatina NO es una buena opción para iniciar la alimentación complementaria?

gelatina

La gelatina es un gel compuesto por colágeno, una proteína que se obtiene procesando (por ejemplo, hirviendo o moliendo) tejidos animales como piel, huesos, pezuñas, tendones, órganos y vísceras, pueden ser de ganado vacuno, porcino, equino y avícola.

Desde hace varios años son populares estas «gelatinas en sobre», que son productos ultraprocesados. Lo más grave de esto es que se suelen indicar como parte del inicio de la alimentación complementaria, calculo que por su textura…

Solo basta con leer la etiqueta: el primer ingrediente es AZÚCAR. Es decir… ¡tiene más azúcar que gelatina! Y no solo eso, además tiene otros dos edulcorantes (por si no quedaba suficientemente dulce).

Este producto es una golosina: en otros países contaría con un sello negro que informa acerca de lo que se está consumiendo (esperemos que pronto en Argentina también contemos con el rotulado frontal #EtiquetadoClaroYa).

No es un producto apto para que lo consuman los bebés. Tiene «sabor a frutas» pero nunca estuvo cerca de una… Esta es una idea que tuvo alguien de cómo “sabe una fruta”.

No, no necesitamos estas «cosas de bolsita» que son caras, poco nutritivas y atentan contra nuestra salud. ¿Tiene proteínas? Muchas menos que un puñado de legumbres…

De a poco tenemos que empezar a ver qué estamos consumiendo para poder decidir lo que queremos ofrecerle realmente a nuestra familia.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp