Empezar con papillas

Sabrina Critzmann

El mundo de la alimentación complementaria no se divide en BLW vs purés. No importa la forma en que decidamos iniciar la alimentación complementaria, lo importante es confiar en la AUTORREGULACIÓN de nuestros bebés, permitir explorar y no forzar nada.

La Organización mundial de la salud plantea que, comenzando con papillas es importante tener en cuenta ciertas cuestiones:

  • Que las papillas no sean líquidas ni con mucho contenido de agua, dado que de esa manera tienen menos nutrientes
  • No obligar al bebé a comer.
  • Ir subiendo las texturas. Evitar procesar. A medida que va creciendo el bebé, va aprendiendo cada vez mejor a masticar y tragar. Es MUY importante que si empezamos la alimentación complementaria con papillas no nos «quedemos» en las papillas. Hay una ventana crítica en que los músculos de la masticación y deglución tienen que «aprender», aproximadamente hasta los 9-10 meses. Si no lo permitimos, posteriormente puede haber trastornos de la deglución.
  • En resumen: sí podemos empezar con papillas, después de informarnos, nos parece que es lo que mejor se adapta a nuestra familia. Pero es importantísimo dejar explorar y progresar las texturas. Que nuestro miedo no obstaculice su desarrollo.

Para quienes quieran saber más sobre este tema, les dejo bibliografía para leer:

  • La Alimentación del lactante y el niño pequeño, OMS,.2016

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp