¡Cuidado con las pilas botón!

pilas boton

En 2019, una inocente lámpara de goma (adorno) que tenía en casa se cayó desde la repisa y aterrizó en el piso. El golpe hizo que el compartimiento de las pilas (cerrado con un tornillo) se abriera, y que tres pilas botón rodaran por el piso. Bebé estaba lejos, pero perrito fue derecho a comérselas ¡y tuvimos que luchar para que las escupiera! Agradecemos que todo terminó bien.

Las pilas botón, además de su toxicidad por ser pilas, son de las más peligrosas. Muchísimos niños al año ingieren pilas botón que vienen en juguetes, controles remotos, relojes, audífonos, termómetros y otros aparatos.

Además de la posibilidad de que se vayan a la vía aérea y causen asfixia, las pilas botón «queman» los tejidos por la corriente eléctrica que portan, pudiendo causar quemaduras, perforaciones y daños irreparables en la vía digestiva o aérea. ¡También son fáciles de meter en la nariz y los oídos!

La ingesta de una pila botón es una URGENCIA pediátrica (también en un adulto o mascota) y requiere atención médica inmediata. ⚠ Es un caso para IR RÁPIDAMENTE A LA GUARDIA.

Los objetos para niñxs tienen escasa regulación en Argentina. Es importante que si tenemos juguetes u objetos con pilas estemos seguros de que no se pueden sacar. Y también es fundamental que no perdamos de vista a los chicos. Si no estamos seguros, lo mejor es sacarle las pilas.

Siempre es mejor prevenir. Como les conté al principio, el chiche que yo tenía en casa estaba cerrado con tornillo, sin embargo, un simple golpe hizo que se abriera.

Como adultos responsables de esas vidas pequeñitas que van explorando el mundo junto a nosotros, está en nuestras manos prevenir lesiones no intencionales.

Para leer más acerca de Primeros Auxilios hacé click ACÁ

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp