¿Cuándo puedo meter a mi bebé a la pileta?

pileta

Ante todo, quiero destacar que parte del contenido de este artículo se basa en mi opinión personal como pediatra y como persona que cría y acompaña infancias. ¿Por qué? Porque hay poca información «oficial» sobre el tema. Al final dejo la bibliografía sobre la que me basé.

¿Cuándo puedo meter a mi bebé a la pileta? Con el calor, es tentador armar la pelopincho o visitar al pariente con pileta. Veamos algunas cuestiones:

Los primeros 3 meses los bebés necesitan upa y contacto constante. Su sistema inmune es aún muy inmaduro. No recomendaría el baño en piletas compartidas, mucho menos si el bebé es recién nacido.

De los 3 a los 6 meses: No recomendaría una pileta pública o fuera del ámbito familiar. En una pileta familiar, el bebé siempre debe estar en brazos de un adulto responsable y sin exposición directa al sol, en el horario permitido. Siempre hay que observar al bebé: si el agua está muy fría corre riesgo de hipotermia.

De los 6 meses en adelante hay que evaluar las condiciones de higiene de la pileta. No es lo mismo un natatorio con una pileta especial para bebés que una piscina pública. Esta última puede no ser la más indicada para bebés aún pequeños, por lo menos hasta el año.

Si se va a concurrir a una pileta pública, elegir horarios donde haya poca gente y en una parte de la pileta con poca agua en la que se haga pie.

¿Qué pasa con el cloro?
Si se usa la concentración adecuada, no reviste peligro. Hay que consultar a profesionales idóneos y no sobreclorar el agua. Esto último puede generar consecuencias en la piel, las vías respiratorias y causar diarrea o vomitos al ingerir el agua sin querer. Existen productos antisépticos sin cloro.

Siempre consultar al pediatra si hay alguna condición de salud a tener en cuenta (dermatitis, broncoespamo, etc).

Los bebés y niñxs NO PUEDEN QUEDAR A CARGO DE OTROS NIÑXS ni adolescentes. Los adultos somos los responsables. Cuando hay niñxs en el agua siempre tiene que haber un adulto absolutamente pendiente.

¡La próxima les hablaré de chalecos y otros flotadores!

Biblio: Consenso Nacional de Prevención del ahogamiento. “El niño y el agua”. 1° parte. SAP, 2009.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp