Permeabilidad intestinal

Como ya hablamos en posteos anteriores, el intestino es un lugar pletórico de microorganismos que viven en un equilibrio dinámico y que interaccionan con todos los otros órganos del cuerpo, entre ellos el cerebro.

Los alimentos pasan al intestino como parte de la digestión, y allí se encuentran con varios factores que determinan su destino.

  • El intestino tiene una barrera que lo protege, y que también protege al organismo de que los productos no digeridos, muchas toxinas y los microorganismos propios e ingeridos y sus productos pasen directamente al torrente sanguíneo. El intestino, con toda su maquinaria, elige qué pasa a la sangre y qué no.
  • Esta barrera está formada por diversas instancias. Entre ellas se encuentra el moco que producen ciertas células, las mismas bacterias que habitan allí y las uniones entre las células que lo conforman.
  • Cuando el intestino está inflamado, por ejemplo por una disbiosis, esta barrera sufre, el moco se achica y se agrandan las uniones entre las células, dando lugar a la permeabilidad intestinal.

¿Qué produce la permeabilidad intestinal?
Que las sustancias que no deberían pasar a la sangre, pasen. Esto genera una inflamación que puede volverse crónica y afectar a diversos órganos, a corto y a largo plazo. Tiene relación con la diabetes, la enfermedad cardiovascular y otras enfermedades crónicas no transmisibles.

La alimentación rica en productos ultraprocesados y baja en fibra está vinculada con la permeabilidad intestinal. Es por eso que trabajamos para concientizar y asegurar, desde lo estatal, la alimentación saludable y basada en alimentos simples, toda la vida.

Fuente: Curso Virtual Microbiota. Sociedad Argentina de Pediatría, 2020.

Si te interesa tener más información sobre Microbiota hacé click ACÁ.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp