¿Cuál es el tratamiento para la constipación?

Para hablar de tratamiento, primero tenemos que ver cómo abordamos la constipación. Hay que conocer a la persona completa, a ese pequeño (o no tan pequeño) consultante: su historia, su gestación, su forma de nacimiento, el inicio y mantenimiento de la lactancia, las enfermedades previas, el consumo de antibióticos u otras medicaciones, el desarrollo madurativo, el lenguaje, el control de esfínteres, el contexto familiar, la ingesta de agua y de lácteos, y el registro de lo que consume todos los días (a las familias le solemos pedir un registro escrito). Con todo esto también evaluamos cómo puede estar su microbiota, vital para charlar de cuestiones neuro-intestinales.

Luego pasamos al examen físico (siempre con permiso del niñx y familia): vemos peso y talla, y cómo fue creciendo; hacemos examen abdominal y neurológico; y observamos la zona perianal y la columna. No siempre hace falta, en una primera instancia, pedir otros análisis.

¿Cómo arrancamos el tratamiento?

“La dieta de los niños estreñidos, generalmente, carece de fibra y predomina el consumo de leche o yogur con poca ingesta de otros nutrientes”, se menciona en el artículo académico “Estreñimiento funcional en pediatría, diagnóstico y tratamiento” (abajo les dejo completa la fuente citada). Los cambios alimentarios son FUNDAMENTALES para mejorar la constipación y la salud intestinal.

Muchas veces, para lograr estos cambios tenemos que trabajar de la mano de un gastroenterólogo y un nutricionista.

Si ya hay una obstrucción fecal en el intestino es preciso abordar de entrada este problema. Para eso, muchas veces necesitamos utilizar un laxante que puede ser por vía oral; o incluso requerir un enema. Estas prácticas deben ser indicadas por un profesional, e intentar que tengan que ser usados la menor cantidad de veces y el menor tiempo posible.

Referencia de la cita:

Grupo de Trabajo de Constipación del Comité Nacional de Gastroenterología Pediátrica. Estreñimiento funcional en pediatría, diagnóstico y tratamiento. Arch Argent Pediatr 2021;119(1):S39-S47.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp