¡No quiere la mamadera!

No quiere la mamadera

Algo que nos da mucho miedo cuando volvemos al trabajo fuera de casa es que el o la bebé no «agarren» la mamadera.

Muchas veces buscamos «practicar» antes; y otras tantas veces los resultados pueden ser infructuosos, lo cual nos genera más miedo y angustia.

No hacen falta sesiones de práctica ni empezar a probar un tiempo «equis» antes. Cuando el o la bebé se queden con su cuidador, generarán con él o ella la misma dinámica que necesiten para pasar ese tiempo. Lo importante: presencia, abrazos, miradas y caricias.

Si la mamadera no funciona (o no queremos usar mamadera) el vasito es buena opción. Algunos bebés no aceptan leche extraída, esperan a su mamá y luego «compensan» tomando mucha teta, lo cual es bastante común.

Dependiendo de la edad del bebé y la cantidad de horas de separación, evaluaremos las opciones que tenemos. Para esto también podemos recurrir a la ayuda de una puericultora.

Seguimos peleando por licencias de mapaternidad que preserven la salud física y mental de la díada, y que no sean incoherentes con las recomendaciones que hacemos desde la salud.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp