Cuidado con las piletas

piletas

Llegó la temporada donde tenemos ganas de meternos de cabeza en agua fresquita. Algunos solo tenemos balcón con pileta inflable o palangana, o bañera con agua; otros tienen pileta grande y nos invitan (estoy disponible).

Sin embargo, es muy preocupante ver cuántas piletas no tienen cerco, aun cuando hay niños y niñas en esa casa. Lamentablemente, bebés, niños y niñas puede ahogarse con poquita agua. Es algo frecuente y debemos tener cuidado.

En este caso, la Sociedad Argentina de Pediatría sugiere algunos puntos a tener en cuenta:

Es importante tener un cerco perimetral completo de 1,30 m de alto como mínimo, enterizo o con barrotes verticales separados por una distancia máxima de 10 cm (jamás barrotes trasversales que faciliten el “efecto escalera”)

El cerco debe tener una puerta única con un mecanismo de apertura-cierre que niñas y niños no puedan abrir

No dejar mesas, sillas o reposeras próximas al cerco que faciliten su escalamiento

Los bordes y el piso de la piscina deben ser de material antideslizante.

Las piletas “inflables», piletones o palanganas que no cuenten con cerco deben ser vaciadas luego de su uso diario (también ayuda a prevenir el DENGUE)

Las bocas de succión de las piletas deben estar cubiertas por una rejilla para evitar atrapamiento de manos o pies

Además, los niños y niñas NO deben estar en el agua sin supervisión adulta, no importa si saben nadar. El adulto responsable debe estar atento. Cito el artículo de la SAP: «El ahogamiento en Argentina es la segunda causa de muerte, de 1 a 15 años (detrás de los accidentes viales). Por debajo de los 5 años, esto sucede generalmente en piscinas de clubes o familiares, con la presencia más o menos cercana de adultos».

Está en nuestras manos disfrutar el verano con los cuidados pertinentes hacia la infancia.

¡Tengo + info sobre piletas y bebés! Para mañana tengo preparado: “¿A QUE EDAD SE PUEDEN METER A LA PILE?” Si querés verlo, activá las notificaciones (paso a paso en historias)

Biblio: Consenso Nacional de Prevención del ahogamiento. “El niño y el agua”. 1° parte. SAP, 2009.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp