¿Qué alimentos puede comer un bebé?

sabrina_critzmann

Esta pregunta se repite con frecuencia y la respuesta es simple: lejos de paquetes de colores, el mundo de la alimentación infantil es sencillo y barato. 

Los bebés pueden comer de todo. Lo que «no» pueden comer tiene que ver con productos que generan riesgos para su salud, como la carne picada, la miel y los ultraprocesados.

Por su parte, el tamaño y la textura de lo presentado tiene que ver con la edad y el desarrollo neuromadurativo. Al principio, preferimos texturas blandas que se deshagan entre los dedos. Algunas familias deciden ofrecer papillas. Todo es válido mientras respetemos el apetito del bebé y, de a poco, vayamos subiendo la textura y no nos quedemos en la papilla para siempre. 

Es importante recordar que durante el primer año de vida, la leche es el principal alimento.

Entonces ¿qué pueden consumir?

Desde el inicio de la alimentación complementaria pueden comer: 

  • TODAS las frutas, siempre apostando por las de estación que estarán más frescas, y cuidando el tamaño y la textura: naranja, manzana (ya veremos en qué forma), durazno, pelón, frutilla (si, frutilla también), banana, kiwi, durazno, ciruela, mango…
  • Casi todas las verduras: zanahoria, papa, zapallo, zapallito, brócoli, repollitos de verdeo, cebolla, ajo, choclo, kale, palta, puerro, tomate, morrón. (Es preferible esperar hasta el año para las verduras de hoja verde como la acelga o la espinaca. Si deseamos introducirlas, que no superen más del 20% del plato).
  • Todas las carnes, si nuestra familia las consumen: vaca, cerdo, pescado, pollo.
  • Huevo, clara y yema (bien cocidos).
  • Legumbres y cereales: lentejas, garbanzos, porotos, arvejas, avena, trigo, maíz, quinoa, mijo, en preparaciones y con sus harinas.
  • Aceites vegetales (tratando de evitar las mezclas industriales de los mismos), priorizando oliva, coco y girasol alto oleico, y grasas como el ghee.
  • Frutos secos: NUNCA enteros, sino adaptados (pasta de maní por ejemplo).

Preparaciones para hacer con todo esto

  • Omelettes, muffins, panqueques, nuggets, dips, barritas (de polenta, por ejemplo), postrecitos caseros con leche de fórmula o materna.
  • Agua potable. Aclaración: No necesita ser ninguna en especial.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp