Enfermedad Pie-Mano-Boca

Esta es una patología viral, generalmente benigna, muy común en niños que van a colonias o al jardín de infantes. La transmisión ocurre por contacto directo con secreciones nasales y/o orales, o materia fecal (por eso es taaan importante el lavado de las manos).

Síntomas y tratamiento

El período de incubación de este virus es de 3 a 6 días. Durante este período, un niño puede contagiar el virus sin mostrar síntomas de la enfermedad.
Esta comienza con fiebre, que puede ser alta, y durar 2 o 3. Generalmente, las lesiones en la piel aparecen después, y afectan las manos, los pies y sobre todo la boca, aunque pueden encontrarse en otras zonas.

¿Cómo se sentiría uno, adulto, si tuviera ampollitas en la boca? Mal, claramente. Es muy probable que el niño no tenga ganas de comer, tenga dolor y esté molesto.
Cabe mencionar que la enfermedad se resuelve sola en 5-10 días. Al ser viral, no tiene un tratamiento específico, hay que esperar que el virus haga su ciclo. El único tratamiento es un buen control del dolor (por ejemplo, ofreciéndole cosas frías como helados de leche materna o de fórmula, frutas no cítricas, postrecitos caseros, además de las medicaciones habituales para el dolor que puede indicar el pediatra) y asegurarse de que el niño tome suficiente cantidad de líquido (agua, teta, leche) para mantenerse hidratado.
Mientras dure la enfermedad, no hay que concurrir a clases para no seguir contagiando, ¡y lavarse mucho las manos!
Es una patología muy común, parte de la infancia, y benigna en la mayoría de los casos. Al ser producida por varios virus, no siempre los mismos, hay posibilidad de tenerla varias veces ¡A no desesperar!

Mis recomendados para leer


Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp