¿Qué hacemos cuando los bebés no comen?

sabrina critzmann

Publicada en Abracadabra – Panamá

Durante los primeros 6 meses de vida, la leche materna es indudablemente el mejor alimento. Los bebés menores de 6 meses no deben recibir otra cosa que no sea leche; ni siquiera agua. En el caso de que el bebé no sea amamantado y no se cuente con banco de leche humana disponible, la opción es ofrecerle leche de fórmula.

Aproximadamente, a partir de los 6 meses comienza la alimentación complementaria. La alimentación en esta etapa es un mundo de sensaciones, de exploración. No es necesario que el bebé coma determinada cantidad de comida; si es importante que toque, sienta, huela, se embadurne la cara y las manos, escuche el sonido de los alimentos al ser estrujados y que comparta el momento de la mesa con su familia. Este es un tiempo de experimentación sensorial y nuestra responsabilidad como adultos reside simplemente en ofrecer alimentos simples, saludables y adaptados a cada edad; y, sobre todo, en dar el ejemplo. 

Hay bebés que desde su primer día en la alimentación complementaria comen grandes cantidades de alimentos; y otros que pasan meses desmenuzando las preparaciones, cual detectives, hasta que un día se la llevan a la boca. Lo importante es que no hay que desesperarse: la leche materna o de fórmula será el principal alimento durante todo el primer año de vida. 

Pasado el año, ocurre una explosión de habilidades en el bebé. Se desplaza, llega a lugares que antes no llegaba, dice palabras e imita acciones cotidianas. Todo esto puede hacer que pierda el interés en explorar el alimento y no quiera estar sentado en la mesa a la hora de la comida. Sí, esto también es totalmente normal: su necesidad en ese momento es el movimiento. 

Se sugiere seguir ofreciendo alimentos simples y variados para no caer en los típicos alimentos que suelen preferir, como la papa, los fideos, la banana y el arroz… el famoso “todo blanco” ¿Por qué? Porque estos tienen muchas calorías en poco espacio. Es importante que, a pesar de que surja esa preferencia, sigamos ofreciendo variedad y no tengamos en casa opciones poco saludables como jugos, postres y galletitas. 

No podemos obligar a nadie a comer. A nuestros hijos tampoco. Sí podemos acompañar con paciencia estos momentos de desarrollo, dando siempre el ejemplo. 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp