¿Por qué lo cereales SÍ son una buena opción para iniciar la alimentación complementaria?

¿Qué son los cereales?

Ya vimos que las almohaditas, los aritos, los cuadraditos o cualquier forma geométrica “de cereal” NO son cereales sino golosinas. Estos se realizan con la harina de ciertos cereales, más azúcar, más aditivos. Sí, lo que venden como «cereales de desayuno» son preparaciones.

Los cereales son alimentos vegetales de los cuales utilizamos su grano. Dentro de estos encontramos el trigo, el arroz, el maíz (los más conocidos), la avena, la cebada, el centeno, el mijo y el teff. También tenemos los pseudocereales, que son muy similares pero que no contienen gluten: la quinoa, el amaranto, el trigo sarraceno…

¿Qué podemos hacer con los cereales?

  • Se pueden incluir en guisos, sopas y ensaladas.
  • Podemos usar sus harinas: harina de quinoa, de centeno, de avena y de trigo integral y refinado. (Sí, animémonos a salir de la harina blanca).
  • Con las harinas podemos hacer muffins, budines, panqueques o tortillas. También se puede frizar.
  • Los panificados caseros son una buena opción dentro de una alimentación variada: pan sin sal, masa de tarta y pizza.
  • Se pueden usar en forma de puré espeso (polenta, mijo, quinoa o el porridge de avena) mezclado con frutas o verduras.
  • En barritas, por ejemplo de polenta.
  • En forma de preparaciones cremosas (arroz con leche y porridge).
  • En bollitos de mijo o de arroz. Vayan a la cuenta de @natikiako que es la reina de los bollitos de mijo.
  • En forma de fideos: fideos de quinoa, de amaranto, integrales, con verduras…

¿Desde cuándo se les puede dar cereales?

Todos los cereales se pueden incorporar desde el inicio de la AC. Si el bebé empieza a comer a los 6 meses, desde el primer día puede consumir avena, mijo, quinoa…; siempre adaptados a su edad.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email
Share on whatsapp
WhatsApp